Mesa de billar para niños: usos y recomendaciones
Mesa de billar para niños: usos y recomendaciones
  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Billar
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Si no sabes qué regalar a un niño, prueba con una mesa de billar. Este es un juego que va más allá de la mera diversión, ya que necesita algo de paciencia, técnica y, sobre todo, mucha observación. Si quieres que los más pequeños de la casa desarrollen estas actitudes, no dudes en hacerle este regalo.

Cómo elegir la mejor mesa de billar para niños

Como todos sabemos, por norma general, las mesas de billar son muy pesadas y grandes. Aunque los niños se sientan atraídos por estos juegos y puedan participar en alguna ocasión, estas mesas de adultos no están hechas para ellos. Por fortuna, en el mercado sí existen billares para los más pequeños, hechos a su medida y para que encuentren los menos obstáculos posibles. ¿Cómo elegir la mejor?

  • Ten en cuenta la edad de los niños. Hay mesas de muchos tamaños: algunas son parecidas a las profesionales, pero más pequeñas. Por eso, es importante que se adapten bien a la altura y las habilidades de los críos.
  • El material. Aunque no van a tener la envergadura de las adultas, un billar para niños tiene que tener cierta resistencia. El material más usado es el MDF, una madera ligera, de una resistencia media y que no sale cara, cubierta con un forro de melamina.
  • La seguridad. Si los niños son muy pequeños, el juego debería estar supervisado por un adulto. De todas formas, al comprar la mesa asegúrate que tiene ciertos elementos de seguridad, como troneras rematadas con una red, bordes redondeados y patas firmes y resistentes.
  • Tienen que incluir todos los accesorios para el juego: bolas, tacos y triángulo. No serán de la misma calidad que las adultas, pero permiten desarrollar el juego con todas sus normas.

Usos y recomendaciones de las mesas de billar para un juego seguro

Como hemos dicho, el juego del billar para niños debería estar supervisado por un adulto, no solo porque contiene elementos que pueden hacer daño (los palos, por ejemplo), sino por la propia estructura de la mesa.

Por ejemplo, estos elementos son pequeños y pesan poco, por lo que no son muy estables. Si los niños juegan de una manera un poco agresiva, la mesa puede caerse. Además, a largo plazo, el material también puede romperse, ya que no es muy resistente.

Cuidado con las bolas, ya que, si no son de mucha calidad, al caer al suelo pueden romperse. Si son muy buenas, pesarán y podrán hacer daño si un niño le da a otro.

Con respecto a las mesas favoritas de los niños, destacan los modelos Mini Billar Philos y Devessport Mini Billar, ya que ambas llevan un mecanismo interno que recoge las bolas automáticamente.

En definitiva, el billar es un juego de estrategia muy popular entre los adultos que puede despertar en los niños ciertas habilidades, como la paciencia y la observación. Comprar una mesa de billar para ellos es un acierto, aunque hay que supervisar su juego y tener en cuenta ciertas consideraciones para elegir la más adecuada.

Deja una respuesta