¿Qué tienen en común las bolas de futbolín de madera y un partido Madrid-Barcelona?

Al ver esta pregunta, seguramente la primera respuesta que se nos viene a la cabeza es que su única semejanza es que ambos coinciden en que se trata de fútbol. Sin embargo, lo común entre las bolas de futbolín de madera y un Madrid-Barcelona, va mucho más allá de la disciplina.

A ver, para que vayamos entrando un poco en calor y descubramos la similitud de estos, debemos primero entender que cuando hablamos de un partido entre el Real Madrid y Barcelona FC, se trata de todo un clásico del fútbol español. Esto no lo decimos nosotros, tampoco es una casualidad, no, es una rivalidad que ha existido por años en nuestro balompié profesional, siendo éstos en las últimas décadas los clubes con mayor proyección tanto nacional como a nivel internacional.

¿A quien no le gusta ver un clásico entre Madrid y Barcelona?

¿Qué tienen en común las bolas de futbolín de madera y un  partido Madrid-Barcelona?
¿Qué tienen en común las bolas de futbolín de madera y un partido Madrid-Barcelona?

Lo más probable es que serán contadas las respuestas con un “no”, muchas de ellas quizás provenientes de fanáticos radicales que pretenden restar importancia a uno de los momentos más importantes del fútbol. Vamos, tenemos razón ¿o no?

Un partido entre el Real Madrid y el Barcelona FC siempre es apreciado, por su intensidad, dinamismo y lo que más lo consagra como tal, es que se trata de todo un clásico del deporte más bonito del mundo.

Pero, ¿qué tienen en común un Madrid- Barcelona y unas bolas de futbolín de madera?

¿Qué tienen en común las bolas de futbolín de madera y un partido Madrid-Barcelona?
¿Qué tienen en común las bolas de futbolín de madera y un partido Madrid-Barcelona?

Pues, la respuesta la hemos visto ya en algunos párrafos de nuestro artículo de hoy. Sí, estas esferas también son todo un clásico de los futbolines. Como un Madrid-Barcelona, las bolas de futbolín de madera son todo un clásico, son parte del ADN del futbolín, son un clásico del fútbol de mesa con las cuales todos tendremos que jugar, al menos una vez en nuestras vidas.

La apariencia de las bolas de futbolín de madera y el sonido que nos evoca toda vez que giramos con fuerza nuestro puño de futbolín, convierten a estas clásicas piezas en una de las preferidas por los jugadores. Es decir, más allá de que sea todo un clásico, también su calidad y estructura juegan un importante papel a su favor.

Cuando las cosas se convierten en un clásico, muy difícilmente pasarán de moda. Siempre estarán allí, con su gran distintivo que inevitablemente podemos dejar pasar. Así que cuando veamos las bolas de futbolín de madera o miremos un Madrid-Barcelona, sabremos lo que tienen en común: son un clásico del extenso mundo futbolero.

Deja un comentario