Diana de dardos

Diana de dardos

“de los pubs al mundo”

Muchos de los juegos y deportes más populares del mundo tienen un origen que sorprendería a más de uno. Hoy, juegos como la diana de dardos son tan populares como antiguos. Ahora, antes de conocer los precios dianas de dardos hagamos un breve recorrido por la historia de este juego.

 

La diana de dardos: de los pubs del Reino Unido para el mundo

 

Antes de convertirse en un deporte profesional de nivel internacional, la diana de dardos fue un juego tradicional que nació en los pubs del Reino Unido y que después de extendió por los países de la Commonwealth. La diversión del juego consiste en lanzar unas flechas pequeñas, llamadas dardos, a un objetivo de forma circular colocado en una pared: la diana.

El origen del juego parece remontarse a la edad media, ya que se sabe que en el año 1314 se mencionó por primera vez en las crónicas. Sin embargo, es probable que sea mucho más antiguo, dado que es el resultado de un juego similar donde se usaba la ballesta. Las competiciones con esta en los bares provocaban accidentes, por lo que un día alguien pensó que sería mejor lanzarlos con la mano.

Así, el juego se hizo más versátil y seguro, lo cual aumentó su popularidad, y cada vez más propietarios de pubs y bares abrieron espacios y colgaron sus dianas para disfrute de los asistentes. Con la expansión del juego nacieron las primeras organizaciones y ligas, formándose la primera en Inglaterra, en 1924. Para 1970, los dardos eran tan populares que los torneos ya eran transmitidos por televisión.

 

La diana de dardos va a la corte

Desde sus inicios, el juego con dardos no hizo sino aumentar en popularidad. No obstante, en 1908 fue prohibido en Inglaterra por considerarse un juego de azar, aunque muchos no estaban de acuerdo. Uno de estos era el dueño de un pub de Leeds, que fue llevado a juicio por permitir la diana de dardos en su local.

La historia dice que este se llevó su diana de dardos a la corte y desafió a los miembros del tribunal a lanzar un dardo y acertar en un número de la diana. El secretario de la corte se animó a lanzar la pequeña flecha, pero fracasó. De inmediato, el juez cerró el caso al darse cuenta de que no era un juego de azar sino de habilidad.

El episodio no hizo sino acrecentar más aún la popularidad del juego, y ya en los años 20 un diario inglés empezaba a patrocinar competencias locales que en poco tiempo se convirtieron en regionales y nacionales. Ahora, talvez quieras divertirte, probar tus habilidades y adquirir tu diana de dardos.

Resulta curioso darse cuenta de que juegos tan populares hayan tenido un inicio tan curioso, como pensar en un grupo de soldados compitiendo con ballestas en los pubs. Para disfrutar hoy, conoce el precio dianas de dardos y pasa un rato agradable y divertido. Y recuerda, en manuelgil.com podrás encontrar infinidad de juegos para disfrutar con los tuyos.

Deja un comentario