No corramos riesgos con un billar de segunda mano

No corramos riesgos con un billar de segunda mano

Todos queremos ahorrar un poco de dinero con cada compra que hacemos, pero en ocasiones debemos preguntarnos ¿Realmente vale la pena? ¿En lugar de buscar ahorrar, no estaremos buscando un riesgo? Considerar comprar un billar de segunda mano es jugar con fuego, y puede convertirse en todo un dolor de cabeza. Acá te daremos las razones.

Una de las principales razones o motivos por los cuales no es para nada aconsejable comprar un billar de segunda mano es que suelen venir con algún desperfecto y que muchas veces quien vende no lo comenta al comprador solo por querer concretar el negocio, por lo que resulta decepcionante al llegar a casa y darse cuenta, que puede ser al instante o con el tiempo, y seguramente diremos, “me han tomado el pelo”.

También puede suceder que notemos algún deterioro justo en el momento en que estamos viendo la mesa de billar, pero sencillamente restamos importancia solo por aparentemente ahorrar algo dinero, sin saber que pudiera ser todo lo contrario y representar un gasto mayor.

Incluso, al considerar como una opción comprar un billar de segunda mano corremos el riesgo de que el vendedor nos tienda alguna trampa, como por ejemplo, camuflar algún detalle o reparar a lo ligero alguna avería de la que muy probablemente con el tiempo, nos daremos cuenta y pasaremos un mal momento al saber que nos han timado.

Billar de segunda mano, un negocio incierto

No hay dudas que de se trata de un negocio incierto, porque desconocemos su estado real, podemos verlo impecable y elegante pero por dentro hasta la madera pudiera estar comprometida, o quizás el propio tapete también. Lo cierto del caso es que sí es un riesgo, a menos claro está, que lo compremos a algún familiar o a alguien que conocemos muy bien y que sabemos no nos va estafar.

Si aún no estás convencido, hagamos un ejercicio muy simple, imaginemos por un instante que hemos invitado a nuestra familia y amigos a nuestro hogar, hemos cenado, hemos pasado un rato agradable y vamos por lo mejor, a jugar billar, vamos bien la partida, y repentinamente, se desprende por completo el tapete de la mesa de billar. Sí, un mal momento, no solo porque acabó con lo que sería una gran noche sino porque además nos enteramos que hemos sido estafados.

En definitiva, no es recomendable inclinarnos por un billar de segunda mano por todo lo que hemos expuesto, la mejor opción es sin duda alguna comprarlo de paquete en nuestra tienda, totalmente nuevo, con garantía, que nos da la seguridad de que nada extraño va a pasar con nuestro billar.

Así que compra e invierte seguro en las mesas de billar nuevas que tenemos para ti y no en un billar de segunda mano, échale un vistazo a nuestro catálogo y disfruta viendo todos los modelos, marcas y colores que disponemos o haz contacto con nosotros a través de los distintos canales de comunicación, que con mucho gusto te atenderemos y guiaremos en tu compra.

Deja un comentario